spacer
Contexto
division
div
CONTEXTO HISTÓRICO
Especiales

“Contra el rey o contra la patria”

Las guerrillas durante la Independencia

ALGUNOS DE LOS DIRIGENTES GUERRILLEROS EN EL PERIODO DE LA INDEPENDENCIA

Al hablar de las guerras y batallas que lograron la independencia de la actual Colombia, poco se sabe del importante papel que jugaron las que se conocieron como guerrillas o grupos irregulares.

Cuando se hace referencia a las guerrillas en los documentos de principios del siglo XIX, se está hablando de pequeños grupos o partidas que a pesar de no pertenecer a los ejércitos regulares tenían una fuerte filiación, bien fuera hacia el bando patriota o el realista.  Una característica importante de estos grupos es que eran considerados ilegales o irregulares, “…la irregularidad estriba en el abandono de las normas académica que tanto pro-españolistas como pro-republicanos hicieron efectivas en distintas fases de la guerra para vencer en diversas oportunidades, con pequeñas acciones, a la regularidad del enemigo.”  (Pérez, 2005: 139).  Esa irregularidad hizo que, para algunos cronistas, estos grupos no fueran más que parte del bandidaje que azotaba una región; la catalogación dependía, claro está, del bando al cual perteneciera tanto el escritor como el grupo al que se hacía referencia.

Aunque no por eso, mermaba su importancia: “…en el área comprendida entre Nueva Granada, Venezuela y México, en el llamado  “mediterráneo americano”, la guerra irregular juega un papel decisivo como factor de mantenimiento del orden colonial o de cambio republicano.  Allí, estos movimientos cumplen una actividad política para mantener, difundir y extender la rebelión.”  (Pérez, 2005: 108).

La composición social de estos grupos fue determinante pues generalmente se trataba de negros, indígenas o campesinos pobres con una posición política establecida pero con pocas posibilidades de participar en los cuerpos colegiados o de ingresar a un ejército regular, bien fuera por su condición socio-económica o por características culturales que impedían dejar su tierra y el grupo humano al que pertenecían.  En la mayoría de los casos los grupos de guerrillas eran dirigidos por un militar de carrera o por algún criollo o aristócrata que se declaraba en contra de la estructura social y política que se estaba formando y veía en la fuerza popular la forma de lograr la victoria.

Según esto y citando de nuevo a Eduardo Pérez se tiene que: “En esa heroica lucha iniciada por la independencia nacional, es imprescindible tener presente la movilización rural irregular como uno de los factores que más hondamente afectaron la trayectoria de la evolución política, donde se da la posibilidad de combatir en esa escala de guerra hasta convertirla en el elemento decisivo que aceleró o retardo el proceso general.”  (Pérez, 2005: 134).

El conocimiento del territorio se convirtió en una de las principales armas de estos grupos armados, pues se encontraban en ventaja frente a los foráneos que desconocían el terreno, especialmente en zonas montañosas y escarpadas.  Los procedimientos de guerrillas, que se pueden identificar como similares en varios grupos, indican que atacaban por sorpresa en medio de la noche o en emboscadas, generalmente a las avanzadas o retaguardias de los grupos para asegurar la victoria a pesar de su inferioridad en número.

De acuerdo a los documentos que se conocen, prácticamente en todo el territorio de la actual Colombia existían grupos denominados guerrillas. Sin embargo, las zonas del país que tuvieron mayor influencia de estos grupos fueron la provincia de Popayán, especialmente la región cercana a la ciudad de Pasto y el valle del Patía; las provincias de Pamplona y El Socorro, principalmente hacia la ciudad de Pamplona y el valle de Cúcuta; la provincia de Los Llanos, dirigida hacia la zona limítrofe con Venezuela por el Casanare; la zona central del país con un gran movimiento en el Valle de Tenza y hacia la provincia de Tunja; y no se pueden dejar de lado algunos grupos en las provincias de Cartagena, Santa Marta y Riohacha.

Al parecer, hacia el año de 1814, la mayoría de grupos de guerrillas luchaban del lado de los realistas, atacando de manera rápida y sorpresiva a los destacamentos patriotas que intentaban recuperar alguna región.  El panorama cambió durante la reconquista de Morillo en 1816 y con mayor fuerza en 1817, entonces se formaron y dieron a conocer varias guerrillas que apoyaban la causa republicana, y de la misma forma, la preeminencia realista que se había observado en los años anteriores desapareció paulatinamente.  Fue también en este momento que los ejércitos regulares de ambos bandos decidieron contar con las guerrillas como parte de sus estrategias de ataque y defensa, al punto que para las luchas de 1819, el ejército libertador de la zona de los llanos, que ascendería hasta Boyacá por el páramo de Pisba y se enfrentaría con los españoles en el Puente de Boyacá, estaba conformado por la unión de varios de estos grupos.

Después que los patriotas lograron de nuevo encontrarse en el poder y expulsar definitivamente a los españoles de la Nueva Granada, los sectores populares, sintiéndose olvidados por los gobernantes retomaron la lucha de guerrillas, pero esta vez no contra España sino contra la república. Así pues, uno de los elementos que caracteriza el tipo de guerra de partidas es su oposición al régimen gobernante.

El cambio de bando de los grupos irregulares durante la permanencia de Morillo en la Nueva Granada puede explicarse con una cita de Eduardo Pérez: “En todas y cada una de esas expresiones de rebeldía no hay que ver sino la continuación de la revolución americana que iniciada en forma incruenta a través de los cabildos de las ciudades y que derrotada a nivel urbano, se refugia y transforma en la movilización rural mantenida por los diversos sectores sociales que combaten la reacción externa bajo la dirección y orden del pacificador Morillo, con quien se pretendía ahogar la subversión de las colonias.  En esto estriba la importancia histórica para quienes recurrieron en diferentes lugares a este tipo de lucha que muestra un aspecto de la realidad revolucionaria, cuyos objetivos políticos coinciden en ese momento con las aspiraciones de la aristocracia criolla y del pueblo en general.”  (Pérez, 2005: 162).

Un elemento interesante es la participación que tuvieron los mismos realistas en la conformación de las guerrillas patriotas, especialmente durante la pacificación.  En ese momento, ordenó Morillo como parte de las penas impuestas a los capturados por apoyo a la causa independentista, el servir como soldados en el ejército del rey, “Calcularon Morillo y sus secuaces que los rigores de la disciplina, las varas de los cabos de escuadra y las penalidades del servicio, reagravadas para ellos, irían a extinguir en aquellos jóvenes militares republicanos la pasión por la libertad.  El efecto fue totalmente contrario, porque los que habían sido soldados improvisados al azar de un entusiasmo y en el relativo relajamiento de una campaña, conocieron la meticulosidad del servicio, se adiestraron en el orden cerrado, en el conocimiento de la Ordenanza, en el manejo de las armas y en la función administrativa militar y vieron el desempeño de jefes y oficiales formados en verdaderas academias militares.  A la hora de regresar a las filas rebeldes llevaron todas esas enseñanzas y, además, las armas y municiones que el Ejército Expedicionario había puesto en sus manos impacientes.”  (Díaz, 1962: 13).

Resulta un trabajo difícil hacer un recuento de los dirigentes y grupos de guerrillas que existieron en la Nueva Granada.  La mayoría de grupos tuvo una corta duración, lo que hace aún más difícil su identificación.  Intentaremos aquí hacer un recorrido por las regiones que participaron activamente en la lucha de partidas, enunciando algunos de sus líderes, conscientes que con ello no se está  enlistando ni siquiera la mitad de los implicados en estos grupos:

NOMBRE

PROVINCIA/REGIÓN

FILIACIÓN

José Antonio Páez

Llanos

Desde 1810 realista, a partir de 1813 distinguido patriota.

Fray Ignacio Mariño y Torres

Llanos

Patriota

Juan Galea

Llanos

Patriota

Juan Nepomuceno Moreno

Llanos

Patriota

Juan Molina

Llanos

Patriota

Manuel Ortega

Llanos

Patriota

Miguel Guerrero

Llanos

Patriota

Ramón Nonato Pérez

Llanos

Patriota

Francisco Rodríguez

Llanos

Patriota

Francisco Olmedilla

Llanos

Patriota

Francisco de Paula Santander

Llanos

Patriota

Tomás Boves

Llanos

Realista

José Yánez

Llanos

Realista

Juan Recalde

Pasto

Patriota

José María Obando

Pasto

Realista desde 1819 hasta 1822 cuando fue patriota

Alejandro Macaulay

Popayán/Pasto

Patriota

Manuel de Serviez

Llanos y Pasto

Patriota

Simón Muñóz

Patía

Primero realista, patriota desde 1820

José Hilario Mora

Pasto

Realista

José A. Latorre

Pasto/Patía

Realista

Joaquín Paz

Pasto/Patía

Realista

Casimiro Casanova

Pasto/Patía

Realista

Ambrosio y Vicente Almeida

Cundinamarca

Patriotas

Juan José Neira

Cundinamarca

Patriota

Miguel y Manuel Rodríguez

Cundinamarca

Patriota

José Ignacio “el Mosca” Rodríguez

Guachetá

Patriota

Agustín Torres Lobo

Guaduas y La Palma

Patriota

José Antonio Olaya

La Mesa

Patriota

José Rafael Olaya

Suesca

Patriota

Policarpo Salavarrieta

Santafé

Patriota

Alejandro Savarain

Santafé

Patriota

Antonia Santos Plata

El Socorro

Patriota

José Ignacio Ruíz

El Socorro

Patriota

Ignacio Calvo

El Socorro

Patriota

Juan Ignacio Casas

Chima

Patriota

Manuel Adarme

Aratoca

Patriota

Miguel Prada

Aratoca

Patriota

Antonio y Justo Salazar

Simacota

Patriotas

Juan y Miguel Ruíz

Zapatoca

Patriota

Januario Arenas

Oiba

Patriota

Alberto Plata Obregón

Guapotá

Patriota

Juan Manuel y Cleto Jácome

Ocaña (Los Colorados)

Realista

Javier Álvarez

Ocaña (Los Colorados)

Realista

José María Araque

Cúcuta

Patriota

Salvador Contretas

Cúcuta

Patriota

Juan Esteban Ramírez

Cúcuta

Patriota

N. Pons

Cucutilla, Arboleda, Salazar, Santiago y San Cayetano

Realista

 

 

BIBLIOGRAFÍA

DÍAZ DÍAZ, Oswaldo.  Los Almeidas.  Episodios de la resistencia patriota contra el ejército pacificador de tierra firme.  Biblioteca de historia nacional, volumen XCIX.  Bogotá.  Editorial ABC.  1962.

ESPINOSA, José María. Memorias de un abanderado. Santafé de Bogotá. Colseguros. 1997.

FEBRES-CORDERO F., Luis. Del antiguo Cúcuta. Datos y apuntamientos para su historia. Bogotá. Biblioteca Banco Popular. 1975.

LEE LÓPEZ, Fray Alberto  (compilador).  Los ejércitos del rey 1819.  Tomos I y II.  Bogotá.  Biblioteca de la Presidencia de la República, Fundación para la conmemoración del bicentenario del natalicio y el sesquicentenario de la muerte del general Francisco de Paula Santander.  1989.

LÓPEZ, José Hilario.  Memorias de José Hilario López.  Bogotá. Editorial ABC.  1942.  Disponible en: http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/memori/indice.htm.  Página virtual: memori4.

PÁEZ, Justiniano J. Noticias históricas de la ciudad y provincia de Ocaña, desde 1810 hasta la guerra de tres años. Cúcuta. Imprenta del Departamento. 1924.

PÉREZ ANGEL, Héctor Publio.  La participación de Casanare en la guerra de independencia 1809 – 1819.  Bogotá.  Editorial ABC.  1987.

PEREZ O., Eduardo.  La guerra irregular en la independencia de la Nueva Granada y Venezuela 1810-1830.  Tunja.  Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia y Academia Boyacense de Historia.  2005.

RESTREPO, José Manuel.  Historia de la revolución de la república de Colombia.  Paris.  Librería Americana, Imprenta de David.  1827.

RODRÍGUEZ PLATA, Horacio. La antigua provincia del Socorro y la independencia. Bogotá. Publicaciones Editoriales Bogotá. 1963.

"Las citas textuales en el cuerpo del texto y notas al pie correspondientes a documentos escritos en el siglo XIX son copiadas sin modificación del documento original, se conserva la ortografía y redacción."

NOTA: Nos permitimos informar que el uso sugerido de Wikipedia en esta página web se hace en la medida en que no es tomado como una fuente primaria de información sino como una herramienta de consulta para algunos contenidos.
webmaster consejeria bicentenario   consejeria bicentenario