spacer
Contexto
division
div
CONTEXTO HISTÓRICO
Personaje del mes

MANUEL DEL CASTILLO Y RADA

(Cartagena 1781 - Cartagena 24 de febrero de 1816)

Militar cartagenero, nacido en 1781 y ejecutado en su ciudad natal por orden de Pablo Morillo en febrero de 1816, cuando contaba con 35 años de edad. Su padre fue don Nicolás del Castillo natural de Alicante, y su madre doña Manuela Rada y La Torre Berrío perteneciente al linaje de los condes de Santa Cruz de La Torre. Quedó huérfano a los cinco años. Fue casado con doña Isabel de Blasco el 6 de agosto de 1815. Junto con su hermano mayor José María, fue enviado en 1790 a estudiar a Santafé al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario cuando tenía una edad de nueve años. Tras obtener el título de Doctor en derecho, decidió dedicarse a la guerra ingresando a las milicias del Reino, en las que alcanzó el grado de capitán. 

Regresó a Cartagena el 13 de noviembre de 1809, pero no intervino como protagonista al lado de su hermano José María en los sucesos políticos ocurridos en esa ciudad entre mayo y julio de 1810, que culminaron con la deposición del gobernador Montes. El 19 de noviembre de aquel año retorna a Santafé, siendo agregado al cuartel del Batallón Nacional. Allí fue reconocido como capitán de una compañía. A principios de enero de 1811, el gobierno de Santafé le encomendó incorporar la provincia de Mariquita a Cundinamarca, e intervenir en las pugnas políticas entre Ambalema y Honda. Terminada la misión, Castillo vovlió a Santafé cuando Antonio Nariño ostentaba la presidencia de Cundinamarca. En enero de 1812, Manuel del Castillo acompañó al comandante Joaquín Ricaurte a someter por la fuerza a la provincia de El Socorro, que se resistía a unirse a Cundinamarca. El resultado de la expedición militar fue la captura de los individuos de la Junta del Socorro y sus adeptos. El 7 de marzo de aquel año, tras la negociación de una capitulación, las tropas cundinamarquesas entraron a la capital provincial.

A continuación, Castillo fue nombrado comandante de la provincia de Pamplona por el Congreso, y jefe de la vanguardia del ejército de Antonio Baraya por Cundinamarca, con el fin de proteger a la Unión de la presión realista proveniente de Venezuela. El 22 de diciembre de 1812, Castillo llegó a la villa de Pie de la Cuesta, para reunir reclutas que juntó a la milicia nombrada Campo Volante, que luego vino a ser el famoso batallón Quinto de la Unión. Casi simultáneamente, el coronel español Correa ocupaba los Valles de Cúcuta y Simón Bolívar llegaba a Ocaña, lo cual generó temor en el gobierno de las Provincias Unidas. La orden impartida desde Tunja y Cartagena fue que el coronel Castillo y Rada se uniera a las tropas del Libertador para detener el avance del ejército realista. De esta manera, las fuerzas de Bolívar fueron apoyadas por un centenar de hombres conducidos por Castillo en su asalto a Cúcuta del 28 de febrero de 1813. Empero, el mando de la expedición de Cúcuta, el plan del comandante venezolano de continuar hacia Caracas, la negativa de Castillo de seguirlo y los métodos violentos empleados para impedir deserciones en las fuerzas patriotas, deterioraron las relaciones entre ambos comandantes.

Como del Castillo había renunciado a la comandancia de Pamplona y regresado a Santafé, a mediados de enero de 1814 dejó la capital para viajar a su natal Cartagena. Las autoridades de la ciudad amurallada le nombraron comandante militar de la plaza, contra la oposición del bando de los Gutiérrez de Piñeres (Germán y Gabriel). En mayo de 1814, Castillo y Rada debió contener un complot originado por el comandante de la línea del Magdalena el oficial venezolano Miguel Carabaño. Cuando tenía al frente el puerto con 800 hombres, el 25 de dicho mes, Carabaño renunció a su propósito de tomar Cartagena por las armas. Por esto, fue destituido de su cargo y enviado a Santafé para ser juzgado, y los Gutiérrez de Piñeres acusados de sospechosos.

El 25 de septiembre de 1814, llegó Bolívar a Cartagena luego de su catástrofe de Venezuela en un panorama divido en dos bandos. Por un lado, estaba José María García de Toledo y Manuel del Castillo y Rada, y por el otro, los hermanos Gutiérrez de Piñeres, amigos del Libertador. El 31 de octubre del mismo año, Manuel del Castillo partió hacia el Magdalena como jefe de la línea del río con el fin de someter a Santa Marta, estableciendo su cuartel general en Sabanalarga el 1º de noviembre. No obstante, tras los acontecimientos del 5 de enero de 1815, en los que una rebelión popular depuso al presidente de la provincia García de Toledo y nombró como nuevo gobernador a don Pedro Gual, Castillo y Rada acudió en ayuda al gobierno legítimo con más de mil hombres de infantería y un piquete de caballería. Con ayuda de Gual, tomó Cartagena el 18 de enero. En los días siguientes fue destituido el comandante de la plaza D’Elhuyar y los Gutiérrez de Piñeres desterrados por seis años.

Luego de restablecido el orden político, el peligro provino de Simón Bolívar, quien desobedeciendo las órdenes de la Unión de someter Santa Marta, decidió ir contra Cartagena. El sitio de la ciudad comenzó el 26 de marzo de 1815 hasta el 8 de mayo, tiempo durante el cual se presentaron varias escaramuzas entre los bandos. Todo finalizó cuando el Liberador decidió renunciar a la comandancia general de la Unión y con un acuerdo de paz con Castillo y Rada. Al día siguiente, Bolívar salió rumbo a Jamaica.

Una nueva amenaza, en agosto de aquel año, alarmó a Cartagena, dado que Pablo Morillo se acercaba desde Santa Marta con más de 8.500 hombres para restaurar la monarquía en la ciudad amurallada. Manuel del Castillo y Juan de Dios Amador, jefes militar y civil respectivamente, tomaron todas las medidas pertinentes para la defensa de la plaza, lo cual fue insuficiente para evitar el desembarco de las tropas invasoras y el sitio a que fue sometida la ciudad entre el 18 de agosto y el 6 de diciembre. Más aún, el 17 de octubre una conspiración de Aury, Montilla y Bermúdez, depuso a Manuel del Castillo del mando militar, poniéndolo bajo arresto. Algunos habitantes de Cartagena que se embarcaron para huir de la inevitable ocupación del ejército realista a principios de diciembre, impidieron a Castillo acompañarlos bajo amenaza de muerte. Cuando los hombres de Morillo tomaron Cartagena, lo encontraron escondido en el convento de Santa Teresa. Juzgado por el Consejo de Guerra Permanente, don Manuel del Castillo y Rada fue fusilado el 24 de febrero de 1816.  

 

MÁS INFORMACIÓN EN:

JIMÉNEZ M., Gabriel. “Los Castillo y Rada. General Manuel del Castillo y Rada”. En: Boletín historial. Órgano de la Academia de la Historia de Cartagena de Indias. Año X, No. 99, Cartagena, junio de 1946, pp. 3-12.

JIMÉNEZ MOLINARES, Gabriel. Linajes cartageneros. Los Castillo y Rada. Cartagena. Imprenta Departamental. 1950.

LEMAITRE, Eduardo. Historia general de Cartagena. Tomo III. Bogotá. Banco de la República. 1983.

NOTA: Nos permitimos informar que el uso sugerido de Wikipedia en esta página web se hace en la medida en que no es tomado como una fuente primaria de información sino como una herramienta de consulta para algunos contenidos.
webmaster consejeria bicentenario   consejeria bicentenario