spacer
Contexto
division
div
CONTEXTO HISTÓRICO
Personaje del mes

PABLO MORILLO Y MORILLO

(Fuentesecas, jurisdicción de la ciudad de Toro en la provincia de Zamora, España, mayo 5 de 1775 - Barèges, Francia julio 27 de 1837)

Militar español, general en jefe del ejército expedicionario, que fue enviado por Fernando VII para reconquistar América después de los levantamientos de 1810. Morillo pisó suelo americano el año de 1815.

Sobre la fecha y lugar de su nacimiento no se ha llegado a un acuerdo, pero la más aceptada es el 5 de mayo de 1775 en Fuentesecas, provincia de Zamora. De origen humilde, sus padres fueron unos campesinos llamados Lorenzo Morillo y María Morillo, hidalgos en decadencia. Contrajo nupcias en dos ocasiones: la primera en 1795 con Joaquina Rodríguez, y la segunda en 1815, tras la muerte de Joaquina sucedida en 1805, con María Josefa del Villar, natural de Cádiz. Fue pastor de ovejas hasta los 20 años, lo cual no le impidió que aprendiera a leer y escribir, marchando a Salamanca a estudiar hacia 1796.  Empero, prefirió incorporarse al servicio de las tropas de la Marina Real como mecanismo para sobresalir y cambiar su pobre y ruinosa vida de infancia. Así combatió en Tolón, Cádiz, Trafalgar (1805) y contra el emperador Napoleón Bonaparte en Vigo, Bailén (1808), Sampayo y La Victoria (1813), ascendiendo de soldado raso, a sargento, teniente coronel y mariscal de Campo. Llegó a ser considerado por el Duque de Wellington como uno de los militares españoles más capaces e importantes de las guerras contra Napoleón.

Terminada la guerra contra los franceses y restaurada la monarquía de Fernando VII, el Rey español le encomendó dirigir el ejército expedicionario que recuperó América. Salió de Cádiz el 17 de febrero de 1815 con más de 10.000 hombres, anclando frente a las playas de Carúpano (Venezuela) el día 15 del mes siguiente. El 7 de abril tomó la isla Margarita indultando al líder patriota Juan Bautista Arismendi y generando la huída del general Francisco Bermúdez hacia las Antillas y Cartagena. La rebelión de Arismendi, quien retomó el control de la isla, es catalogada por la mayoría de los historiadores como el hecho que alteró el carácter del general Morillo, haciéndolo implacable y cruel con los patriotas.

Luego de recuperar Venezuela (entró a Caracas el 11 de mayo), se dirigió a Santa Marta en julio de 1815 para planear la recuperación de la Nueva Granada. Entre el 17 de agosto y el 5 de diciembre dirigió el sitio de Cartagena, la cual finalmente se vio obligada a rendirse.  Por ese sitio, le sería concedido por Fernando VII, en diciembre de 1819, el título de conde de Cartagena.

A mediados de febrero de 1816 salió de esa ciudad rumbo a Santafé, a donde llegó el 26 de mayo, evadiendo los festejos que le tenían preparados. En su marcha a la capital neogranadina, y como medida para reclutar hombres para sus tropas, expidió desde Ocaña (24 de abril de 1816) un decreto que ofrecía la libertad a los esclavos que denunciaran o presentaran a algún jefe patriota. Bajo sus órdenes fueron ejecutados más de un centenar de patriotas, confiscados sus bienes y desterradas sus esposas e hijas, en lo que se denomina en la historia colombiana como “El Régimen del Terror”.

En noviembre de 1816 partió rumbo a Venezuela para intentar recuperar las zonas ocupadas por los patriotas. En marzo de 1818 venció a Simón Bolívar en la batalla de La Puerta (o El Semen), quedando gravemente herido. Esa batalla le otorgaría otro título nobiliario, entregado en la misma fecha que el de Cartagena, también sería nombrado marqués de La Puerta. Con la derrota de José María Barreiro en la batalla del puente de Boyacá (7 de agosto de 1819), vio cómo Simón Bolívar imponía el régimen republicano y desmoronaba su larga empresa de cinco años. Ocho meses después (abril de 1820), recibió órdenes de concertar un armisticio, el cual fue firmado el 25 de noviembre en la ciudad de Trujillo. Dos días después se entrevistó con el Libertador en Santa Ana, y el 17 del mes siguiente viajó a España.

A su regreso a la península Ibérica, su conducta fue ambigua, ya que a su llegada apoyó al rey en la recuperación del trono, pero con la imposición del constitucionalismo en 1823 lo abandonó para encargarse de la comandancia general de Galicia, Asturias y del Cuarto Ejército que luchaba contra los franceses que buscaban restablecer el absolutismo en España. Cuando Fernando VII recuperó el poder, lo destituyó de todos los cargos, con lo cual emigró a Francia en junio de 1824. Entre 1826 y 1830 publicó dos obras (Memorias sobre la campaña en América y Táctica militar), y escribió para varios diarios. Finalmente, falleció en Barèges el 27 de julio de 1837. Morillo murió pobre, por lo que después de su muerte, su viuda se vio obligada a solicitar la ayuda real para mantener a sus cinco hijos menores.

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE MORILLO EN:

http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/moripabl.htm

LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Los grandes conflictos de nuestra historia. Volumen II.  Bogotá. Ediciones Tercer Mundo. 1987.

REVEZ, ANDRÉS. El teniente general don Pablo Morillo. Primer Conde de Cartagena. Madrid. El Gran Capitán, 1947.

NOTA: Nos permitimos informar que el uso sugerido de Wikipedia en esta página web se hace en la medida en que no es tomado como una fuente primaria de información sino como una herramienta de consulta para algunos contenidos.
webmaster consejeria bicentenario   consejeria bicentenario